Inicio > Cine, Política > Fantástica Nicole Kidman

Fantástica Nicole Kidman

He tenido oportunidad de ver Australia, la última película de Nicole Kidman que está en las carteleras ahora mismo. Vagamente algunos de sus pasajes me han recordado a Memorias de Africa (aunque esta última es francamente insuperable, como tampoco es superable Meryl Streep por sí sola): historia de amor con dramón de fondo, un toque de exotismo y fantásticos paisajes, aderezado todo ello con una acertada banda sonora.

Nicole Kidman en la pelicula Australia

Nicole Kidman en la película Australia

La historia es mucho más que eso pero es también una denuncia del trato que recibieron los aborígenes australianos durante el siglo XX, debido a la Ley de Asimilación que no fue abolida hasta 1973 y por la cual el gobierno australiano no pidió perdón oficialmente hasta 2006 creo recordar.

Y hago este comentario porque esta semana he recibido un texto por e-mail que ya conocía de haberlo leido anteriormente, pero evidentemente con esta película en cartelera cobra todo su sentido. Vosotros lo leéis y ya me daréis vuestra opinión, la mía desde luego es que el nivel de cinismo del ser humano no tiene límites y si no, como digo, leedlo y decidme qué paralelismo véis entre esas gentes que están llegando a Australia y la que se da en la película entre los nuevos conquistadores y los aborígenes. Demencial. No es España precisamente un país que pueda sentirse orgulloso por su pasado conquistador y la manera en que hizo las cosas, en fin sigo pensando que todo esto es más intrínseco al ser humano y su malicia que nada que pueda identificarse necesariamente con una nacionalidad o país.

Os dejo con el texto.

SYDNEY, may 23, 2008 (Sun Times)

El primer ministro australiano, John Howard, dijo el miércoles a los musulmanes que quieran vivir bajo la Sharia islámica que se marchen de Australia; en unos momentos en que el gobierno se encuentra aislando a posibles grupos radicales que podrían en un futuro lanzar ataques terroristas contra el pueblo de esa isla-continente.

Asimismo, Howard despertó la furia de algunos musulmanes australianos cuando dijo que ha dado todo su apoyo a las agencias de contrainteligencia australianas para que espíen en las mezquitas que hay en la nación.

‘Los que tienen que adaptarse al llegar a un nuevo país son los inmigrantes, no los australianos’, expresó con firmeza el mandatario. ‘Y si no les gusta, que se vayan. Estoy harto de que esta nación siempre se esté preocupando de no ofender a otras culturas o a otros individuos. Desde el ataque terrorista en Bali, hemos experimentado un incremento de patriotismo entre los australianos’.

‘Nuestra cultura se ha desarrollado sobre siglos de luchas, pruebas y victorias de millones de hombres y mujeres que vinieron aquí en busca de libertad’, agregó Howard.

‘Aquí hablamos inglés fundamentalmente’, dijo el primer ministro en un momento de su enérgico discurso. ‘No hablamos árabe, chino, español, ruso, japonés ni ninguna otra lengua. Por lo tanto, si los inmigrantes quieren convertirse en parte de esta sociedad, ¡que aprendan nuestro idioma!’

El mandatario continuó diciendo que la mayoría de los australianos son cristianos. ‘Esto no es un ala política ni un juego político. Se trata de una realidad. Se trata de hombres y mujeres de ascendencia cristiana que fundaron esta nación basándose en principios cristianos, lo cual está bien documentado en todos nuestros libros. Por lo tanto, es completamente adecuado demostrar nuestra creencia en las paredes de nuestras escuelas. Si Cristo les ofende, entonces les sugiero que busquen otra parte del mundo para vivir, porque Dios y Jesucristo son parte de nuestra cultura’.

‘Toleraremos vuestras creencias, pero teneis que aceptar las nuestras para poder vivir en armonía y paz junto a nosotros’, advirtió Howard. ‘Este es nuestro país, nuestra patria, y estas son nuestras costumbres y estilo de vida. Permitiremos a todos que disfruteis de lo nuestro, pero cuando dejeis de quejaros, de lloriquear y de protestar contra nuestra bandera, nuestra lengua, nuestro compromiso nacionalista, nuestras creencias cristianas o nuestro modo de vida. Os recomiendo encarecidamente que aprovecheis la gran oportunidad de libertad que teneis en Australia. ¡Aquí tenéis el derecho de iros a donde más os convenga!’

‘A quienes no les guste cómo vivimos los australianos’, prosiguió Howard. ‘Tienen la libertad de marcharse. Nosotros no los obligamos a venir. Ustedes pidieron emigrar aquí, así que ya es hora de que acepten al país que los acogió’.

Anuncios
Categorías:Cine, Política Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: