Archive

Archive for 28 febrero 2010

Mensajes SMS premium y el timo de la estampita

28 febrero, 2010 7 comentarios

No sabemos cómo ni de qué manera un día empezaron a llegar extraños mensajes SMS a un terminal móvil de la empresa para la que trabajo que invitaban a visitar diversos sitios web con los nada sugerentes reclamos tipo “te prometo el universo”, “un mundo de canciones”, etc.

Un mensaje SMS premium en la terminal de la víctima

Un mensaje SMS premium en la terminal de la víctima

Así estuvimos unos cuantos días sin saber muy bien qué hacer, a mi en un principio me pareció que la terminal blackberry había sido infectada por algún troyano, dado que el mensaje no se recibía en la bandeja de entrada sino más bien al contrario era la propia terminal la que lo abría, y sólo faltaba pulsar aceptar para ir al sitio web referenciado. Debido a la insistencia con la que llegaban dichos reclamos y ya mosqueado se me ocurrió pensar si no íbamos a estar pagando por cada mensaje recibido, así que llamé a atención al cliente de Movistar y efectivamente allí me confirmaron que estábamos pagando 35 céntimos por cada SMS recibido. Y eso cómo puede ser pregunté yo, si se supone que paga el que envía mensajes, no el que los recibe. Así es, salvo que se trate de un servicio de suscripción, como era el caso, y por tanto el cliente es el que opta por recibir dichos mensajes con un coste variable. A este tipo de mensajes se le llaman SMS Premium y digo yo que el premio debe ser ese, el haber sido víctima de un timo de tal envergadura.

Hay servicios SMS Premium legítimos, no se puede negar, que tienen su interés y utilidad para el que los contrata, como puede ser que te manden un SMS cada vez que en tu ruta diaria hacia el trabajo se detecte un atasco de tráfico, o se haga un movimiento en tu cuenta bancaria por un importe superior al establecido. Estos servicios como no puede ser de otra manera tienen su coste y la manera de cobrarlos es a través de SMS Premium. Pero hay todo un trecho entre darse de alta voluntariamente a que de pronto y un mal día veas que empiezan a llegar mensajes como el de este caso y encima pagues por ello. El propietario del móvil no tiene constancia de haberse suscrito a ningún servicio así que o le dieron de alta en el mismo sin su consentimiento o bien lo hizo sin darse cuenta. Se me ocurre que cualquier concurso de la TV tipo OT en el que mandas tu voto positivo para el cantante-chillón de turno mediante un SMS puede llevar implícito una suscripción a este u otro tipo de servicios. Evidentemente ni te enteras, culpa tuya por no haber leído esa letra pequeña que a velocidad endiablada corre por la parte inferior de la pantalla. Culpa tuya por no tener una TV de 95 pulgadas que te habría dado alguna oportunidad, siquiera remota, de poder leer el texto con algo más de claridad.

Después de una conversación de lo más civilizada con la persona que me atendió en Movistar (y no va de coña, me trataron muy pero que muy bien – ¿sería porque llamaba a Movistar empresas y mi empresa paga un pastón al mes en móviles?) finalmente decidimos bloquear el envío y recepción de mensajes SMS Premium de todas las terminales de la empresa. Además nos abonaron todos los importes cobrados mediante esta práctica. Luego hice lo propio a nivel particular, para que nunca jamás incoscientemente o por las malas prácticas de algunos timadores se me dé de alta en un servicio de este estilo. Para lograrlo lo único que debéis hacer es llamar al 609 y solicitar el bloqueo de recepción y envío de mensajes SMS Premium desde vuestra terminal. Esto es algo a lo que por Ley tenemos derecho, aunque hay que decir que es de reciente introducción dado que hasta hace poco el usuario-timado quedaba desamparado ante este tipo de práticas y darse de baja de una película de estas costaba lo suyo en términos no sólo económicos, también de tiempo y paciencia.

Da rabia que haya empresas que se aprovechen de los usuarios de esta manera pero más aún que además haya mega-empresas como Movistar que con su inacción permiten que este tipo de mangarranes, aprovechándose de la infraestructura de Telefónica, prosigan con su delictiva actividad.

Sí, yo también me quedé tentado de pulsar en el enlace que aparecía en el mensaje entrante, así que copié la URL y la escribí en la dirección del navegador de PC, eso sí después de haber tomado mil precauciones, desactivado javascript y haber confirmado en un servicio web (Dr. Web online check) que el sitio estaba limpio de malware. Esto es lo que me encontré, y no pienso poner ni el nombre de la empresa ni su dirección porque no quiero hacerles la más mínima publicidad:

El lugar donde se esconden los ladrones

El lugar donde se esconden los ladrones

Categorías:Internet Etiquetas: ,