Archive

Archive for the ‘Viajes’ Category

Cambio viaje a Tokyo por cafetera

14 septiembre, 2010 Deja un comentario

Todo sonaba muy bien cuando mi amigo Luis, que por aquel entonces era Director en la oficina bancaria de la que yo era cliente, me propuso contratar una tarjeta con condiciones especiales, de esas que te van dando puntos según tiras de tarjeta y luego poder canjear los puntos por regalos, en este caso viajes y productos para casa. “Con todo lo que te gusta viajar, seguro que en poco tiempo reúnes los puntos suficientes para conseguir un buen regalo”.

Vaya que si los conseguí, en unos 24 meses ya tenía puntos suficientes para un viaje en avión de ida y vuelta a Tokyo, uno de esos destinos de ensueño que tengo pendiente. Porque, evidentemente, el tema tenía trampa y el viaje no lo pude hacer. Para cuando conseguí reunir los puntos necesarios era finales de verano y las fechas para los vuelos no me cuadraban bien así que lo dejé pasar al tiempo que seguía acumulando puntos. De cuando en cuando consultaba el extracto de puntos en internet y aquello iba para arriba, hasta los gastos más superfluos los pagaba con la super-mega-tarjeta de crédito, “para otro vuelo”, pensaba yo.

Un mal día llegó un extracto de puntos por correo postal, “qué raro, no me habían mandado nunca ninguno” pensé. Y al abrir el sobre, venía un regalo inesperado: “puntos redimidos: 2000”. La verdad, dudé: “qué leches querrá decir redimidos”, hasta de diccionario tuve que tirar antes de ser presa de la ira y entender lo que mis ojos estaban viendo, que 2000 puntos habían volado de mi cuenta. La operadora de la atención telefónica me dijo que los puntos habían caducado por no usarlos y que por eso me los habían quitado. Típica cláusula en letra pequeña de la que nadie te habla, ni te mandan un aviso con antelación a su caducidad (creo que hasta en Travel Club lo hacen). No hubo nada que hacer, ni conseguí que la teleoperadora entrara en razón ni mi amigo Luis pudo hacer nada porque la empresa que gestionaba los puntos y regalos, me dijo, era indepediente del banco y él no tenía poder sobre ellos.

Así que todo mosqueado tiré de catálogo, pedí una cafetera de esas que muelen grano y llevan su dispensador de agua y depósito para posos, etc. Una gozada de cafetera que cada mañana me recordaría “estoy aquí porque eres tonto, tonto del culo, y te han birlado un viaje a Tokyo”. Una vez tuve la cafetera instalada en la cocina llamé por última vez a mi querida amiga la teleoperadora en la empresa roba-puntos para dar de baja la tarjeta. Me pidió que si tenía inconveniente en que me pasaran con el departamento de bajas para hacer una pequeña encuesta de satisfacción al cliente. “Por supuesto, lo estoy deseando”. Me preguntaron por el motivo por el cual me daba de baja. Me fastidió bastante que no lo supieran, que no tuvieran al menos un registro de la queja que interpuse cuando llamé la primera vez cuando descubrí los puntos robados. Así que contesté con una pregunta:

“Si a usted le dan a elegir entre un viaje a Tokyo y una cafetera, ¿con qué se queda?”
“¿Perdone?”
“Que si le dan a elegir entre un viaje a Tokyo y una cafetera, ¿con qué se quedaría? Con el viaje, ¿verdad? Pues yo tuve que quedarme con la cafetera, así que apunte eso e investigue usted misma los motivos en su base de datos. Adios.”

Tokyo café

Adios por siempre jamás. La puñetera cafetera del demonio se fastidió dos veces, a la segunda, ya fuera de garantía, la llevé al Garbigune (punto limpio), la lancé por los aires hasta que vi cómo se partía en mil pedazos al caer en el contenedor donde otro montón de electrodomésticos la iban a acompañar. Ahora tengo una cafetera de esas automáticas y monodosis a la que no voy a hacer publicidad aquí y tan contento.

Sigo ahorrando para mi viaje a Tokyo, algún día iré, pero al menos la cafetera que todas las mañanas me recordaba lo que pudo ser y no fue ya no está ahí.

Todos los hechos contados en esta historia son verídicos pero el nombre de mi amigo en la oficina bancaria, llamémosle Luis, ha sido alterado.

Categorías:Economía, Viajes Etiquetas: , ,

United te cargaste mi guitarra

Un sufrido volador de las conocidas líneas áreas United Airlines de los Estados Unidos sólo obtuvo evasivas e indeferencia cuando reclamaba, llamando a todos los teléfonos habidos y por haber, que le indemnizaran por una guitarra de 3.500 $ que le estropearon en la bodega del avión. El tipo se dio por vencido pero antes compuso esta canción y la colgó en Youtube. Ya son más de 3.5 millones las veces que se ha visto el video.

United llamó al cliente cuando vio la que se estaba montando y trató de compensarle, pero ya era demasiado tarde y la compañía está sufriendo y pagando ahora las consecuencias de la mala prensa que le ha ocasionado este maltrato hacia uno de sus clientes. Se me podía haber ocurrido a mi algo parecido cuando Orange me timó, claro que canto fatal y lo de componer ya… como que no.

united you broked my tailored guitar

Categorías:Internet, Viajes Etiquetas: ,

No English breakfast any more!

17 enero, 2009 2 comentarios

Aquí nos parecerá que no se oye hablar de otra cosa que de la crisis, pero en un reciente viaje por trabajo que he tenido que hacer a Leicester (Reino Unido) he descubierto de primera mano que allí las cosas ni están mejor que aquí, ni desde luego el tema de conversación es mucho más variado que el nuestro. A una libra en caida libre que parece no tener fin (la paridad con el euro es casi una realidad), se unen las desastrosas previsiones macroeconómicas (recesión, ¿a alguien le suena?), un paro en aumento (2 millones de desempleados – uno menos que en nuestro país y eso que tienen 65 millones de habitantes frente a los 45 de aquí), una inflación en aumento debido a un mayor coste de las importaciones (4.5%, directa consecuencia de una libra devaluada).

Leicester Clock Tower

Leicester Clock Tower

Analizados cada uno de estos puntos por separado, uno llega a la conclusión de que en este mundo globalizado no todo es tan global como creemos o al menos, no tan homogéneo.

En efecto el mercado laboral británico siempre se ha mostrado más dinámico que el europeo y no digamos que el español, criticado desde las trincheras del neoliberalismo por la poca flexibilidad laboral que muestra. En este sentido siempre han estado varios puntos por debajo de la tasa de paro europea y siempre más cerca del modelo norteamericano, por tanto es para ellos una verdadera catástrofe, mucho más que aquí, esos 2 millones de parados, dado que las ayudas del gobierno a parados y necesitados, no lo podemos negar, no llega a nuestros niveles.

Con la libra no lo tienen mucho mejor, no quisieron oir hablar del euro cuando pudieron entrar dado que eso hubiera supuesto para ellos una necesaria devaluación de su moneda para cumplir la tan necesaria convergencia. Ahora se encuentran con que esa devaluación se ha dado por sí sola, al no poder un empequeñecido (otrora poderoso) Banco Británico hacer frente a la terrible caida de su divisa por más empeño que han puesto. La cosa ha llegado hasta tal punto que ahora pedir un café o un sandwich ya no es motivo de alarma para un menda de visita por Reino Unido, los precios, son ya similares. No quieren ni oir hablar de salir de viaje este verano que viene, ¿cómo lo iban a hacer, si todo lo encuentran un 30% más caro y las perspectivas son que todo irá a peor? mientras tanto no sé qué pasará en España (uno de los principales destinos turísticos para los británicos) este año si los ingresos por turismo se van a pegar la leche que parece que se van a pegar. Pero los ingleses erre que erre, dado que somos los demás los que vivimos en una isla, no quieren oir hablar del euro aún. Despejado el fantasma de la devaluación ahora se aferran a que al menos siguen teniendo un arma del que los países integrados en el euro no disponen: manejar los tipos de interés a voluntad.

Tal y como van las cosas, me pregunto qué harán cuando pongan los tipos cercanos al 0%, la economía siga sin reaccionar, y entonces no los puedan bajar más. ¿Dirán entonces que sí al euro? espero que para entonces nosotros no hayamos regresado a la peseta y levantado muros de piedra en nuestras fronteras.

En el hotel tampoco había English Breakfast, se acabaron las salchichas, huevos fritos, fiambres y revueltos. Se terminó el porridge. Y es que como me decía June, una mujer que me presentaron en el Birstall Social Club que no dejó de hablar ni en el rato en el que me ausenté para ir al WC, ellos no pueden andar levantándose una hora antes para preparar semejante cantidad y variedad de comida.

Será eso y ni Rajoy ni Zapatero se han enterado.

PD: acabo de leer este “catastrofista” artículo sobre la situación económica de Reino Unido en El País, que he decidido publicar aquí, ¿qué opináis?

La excepción británica se acaba

Categorías:Economía, Política, Viajes Etiquetas: , ,

Ya de regreso

Se acabaron mis mini-vacaciones en Londres, una escapada tan necesaria como espléndida, sólo escribo esto para que sepáis que ya estoy de regreso y volveré en breve con mis chapas. Londres es tan bonito como caro, el día es difícil que baje de los 50-100 euros por muy poco que uno se empeñe en gastar para comer, visitar sitios, etc.

Aunque la mayoría de los museos son gratuitos (al menos los que más me gustan, o sea el National Gallery y el British Museum) a poco que intentes pisar una sola residencia real (curioso que si no lo pongo en mayúsculas, Residencia Real, parece que hablo de otra cosa) terminas pagando todo lo que no has pagado en los sitios gratuitos y un poco más, por ejemplo la visita a Windsor, entre tren y entrada al palacio no baja de los 30 euros.

Esta ciudad se reinventa así misma y he quedado muy pero que muy sorprendido con todos los cambios que he visto desde mi anterior visita, en el año 1997. Uno puede estar de acuerdo o no con la mezcla de arquitectura moderna y edificios clásicos que pueden admirarse en The City, pero lo que está claro es que no deja indiferente a nadie. Salvo alguna excepción, en general me ha parecido fascinante el resultado conseguido.

En fin ya subiré con algo de tiempo algunas fotos a mi cuenta de Flickr, pero por ahora os dejo con esta muestra.

London Eye nocturno

London Eye nocturno

En cuanto a iluminación nocturna lo siento pero… se lleva un 0 patatero, no he visto ciudad peor iluminada y oscura en mi vida. Aunque, en honor a la verdad, si este es el precio que hay que pagar por el reciente compromiso del Reino Unido en abanderarse como aladid de la lucha contra el cambio climático, debo decir que no me parece mal pero podían haber puesto alguna luz de más porque en serio, bajando de noche de Picadilly hacia St James Park casi me escoño por los escalones.

Categorías:Viajes Etiquetas: ,