Archive

Posts Tagged ‘armas’

La belleza de las máquinas de matar

Siempre he sido muy crítico con las políticas imperialistas y la indomable inclinación del ser humano de arreglar todo a tortas, pero desde siempre he sentido admiración por las máquinas bélicas, muy especialmente los aviones. Si véis el siguiente vídeo a lo mejor entendéis por qué. Os recomiendo verlo hasta el final. Muchas gracias a Fogonazos, un estupendo blog que sigo con asiduidad, por ponerme tras la pista:

Se trata de una secuencia extraída de un DVD llamado Les Chevaliers du Ciel, en el que dos aviones del ejército francés, un Alpha Jet y un Mirage 2000 realizan bellísimas acrobacias aéreas. La canción principal que acompaña al vídeo se titula “You’re the conversation” y su autor es Chris Corner. Se puede conseguir en iTunes en esta URL:

http://phobos.apple.com/WebObjects/MZStore.woa/wa/viewAlbum?id=205713821&s=143454

Categorías:Ciencia y Tecnología Etiquetas: ,

La isla Vozrozhdeniye

Creo que fue Albert Einstein el inventor de una de mis frases preferidas: “Parece que sólo dos cosas son infinitas: el Universo y la estupidez humana. Del primero no estoy totalmente seguro pero del segundo afirmo rotundamente que sí”. Yo desde luego todos los días encuentro pruebas que demuestran su teoría.

Sobre esta que os hablo hoy, acabo de tener noticia gracias a una noticia que aparece en los primeros puestos de Menéame hoy mismo. Wikipedia. Parece ser que en la loca y desenfrenada guerra fría que protagonizaron los dos bloques, a saber, el occidental y capitalista contra el oriental y comunista, los rusos cosecharon una importante cantidad de esporas de bacterias de ántrax, agentes para provocar la fiebre Q (ni idea lo que es), y demás juguetitos mortales que, tras la caida del muro de Berlín y el posterior derrumbe del imperio comunista, terminaron enterrados en una isla del Mar de Aral. Isla que ahora resulta que por efecto del hombre y la lenta pero constante desaparición de dicho mar ha terminado unida a tierra firme.

Así es como terminaron necesitando la ayuda de militares y científicos norteamericanos para intentar terminar con las esporas de ántrax, que ni enterradas bajo tierra y almacenadas en bidones rellenados con lejía han terminado de morir.

Uno tiende a pensar que este tipo de posts pueden ser alarmistas o falsos pero resulta que está plagadito de enlaces a noticias que aparecieron en fuentes que, creo, serán de fiar:

En El País el 18 de agosto de 2003.
En la web de la Global Security Organization.
En la propia Wikipedia.
Y en la prensa británica en The Guardian.

Categorías:Ciencia y Tecnología Etiquetas: ,